BODEGAS

  • Imágenes de la bodega
  • Imágenes de la bodega
  • Imágenes de la bodega
  • Imágenes de la bodega

Algunas de las bodegas de crianza existen desde la fundación de la Bodega y cuentan con más de trescientos años, como es el caso de la bodega del 126, ó la pequeña bodega de Pata de Hierro, donde descansan los vinos más viejos de la bodega en botas de más de trescientos años.

Cada bodega o nave tiene unas características especiales en cuanto a orientación, humedad, frescura, etc. que la convierten en adecuada para la crianza de uno u otro tipo de vino. Así, las bodegas del 126 y la de las 70, son las más adecuadas para la crianza de los vinos finos.

Por su parte, las bodegas de la eusebia, las criaderas y el americano son las mejores para los vinos olorosos y dulces. El vino amontillado, por último, envejece en parte de la bodega del 126, donde previamente ese mismo vino ha sido vino fino.

Sistema de Soleras

Es el sistema utilizado para la crianza y envejecimiento de los vinos finos y generosos. Las criaderas y soleras están formadas por un conjunto de botas de madera de roble americano colocadas en forma de hileras, siendo la primera de estas hileras la solera, nombre que recibe al encontrarse sobre el suelo.

Las botas de una criadera o solera no están totalmente llenas o vacías. Al menos una tercera parte del vino siempre permanece en la bota para transmitir sus cualidades y características al nuevo vino, haciéndolo similar a él. Una vez que el vino es sacado de la solera para ser embotellado, ésta es rellenada con vino de la primera criadera, la cual a su vez se rellena con vino de la segunda, y ésta con el de la tercera. Esta tercera criadera es la que recibe los vinos que han estado el año entero en observación tras la vendimia.